Adivinar el futuro con caracoles

 

Entre los métodos que utilizan los santeros para encontrar respuestas sobre la vida presente y futura de las personas que se lo solicitan, está el de la adivinación mediante caracoles.  Para adivinar el futuro con caracoles, o para conocer respuestas sobre el pasado que nos perturban y no conseguimos descubrir su causa mediante métodos tradicionales, la tirada de caracoles es un proceso complejo y litúrgico, que conlleva una gran preparación tanto por parte del santero que realiza el ritual, como respecto al propio material de adivinación, los caracoles.

 

Así adivinan los caracoles

Para tirar una mano de caracoles se necesitan 16 conchas y otros objetos como son una piedra oscura, otro caracol diferente que se busca en la arena del mar, una semilla de guacalote, la cabeza de una muñeca pequeña y una pelota de cascarilla.

 

La respuesta a la pregunta planteada llega en función de la manera en cómo caigan los caracoles. Para los adivinadores, existen 17 maneras diferentes de caer con distinto significado según su combinación.

 

La consulta del Dilogún, o de los caracoles, equivale a la carta astral africana. Su consulta nos va indicando qué acciones no debemos hacer si queremos evitar problemas en nuestras vidas, además de ofrecernos pequeños consejos a nivel personal.

 

El santero que se dedica a leer los caracoles ha de seguir una preparación previa para estar purificado antes de la lectura. Y los caracoles son abiertos en ceremonias sagradas para garantizar la máxima pureza.